Atlanta perdió la brújula

UAI Urquiza derrotó a Atlanta por 2 a 0 en Villa Crespo, continuando la serie de partidos en los que Atlanta pierde de local frente a rivales supuestamente accesibles. Si bien Atlanta fue levemente superior a la visita en la primera etapa, tras la confusión que generó el tempranero gol de Urquiza al abrirse la segunda, Atlanta se desordenó, cayó en un descontrol en todas las líneas que lógicamente terminó con una segunda conquista visitante y el consecuente triunfo de los de Saporiti. Atlanta se aleja cada vez más de las posiciones de vanguardia.

Por Carlos Stortz

Menudo problema encontró Ruiz para armar el equipo. A las suspensiones por cinco amarillas de Ezequiel Rodríguez y Tenaglia (dos de los mejores jugadores) se sumaron las lesiones de Ramos y Seijas. Así, el entrenador repitió el esquema 4-3-3, pero con Monge-Alonso-Gogna-Jerez en defensa, Guerra-Previtali-Peralta en el medio y Dorregaray-Pons-García en ofensiva. El veterano Roberto Saporiti armó un clásico 4-4-2 para enfrentar al bohemio. Atlanta empezó siendo más. De la mano de un Guerra sólido con la pelota y un Dorregaray imparable parecía que el partido se abriría para los locales. En solo 6’ Dorregaray picó habilitado, ganó en velocidad, eludió al arquero al enfrentarlo, pero Cepeda llegó justo para el cierre y la salvación para los visitantes. Iban 11’ cuando García fue bien habilitado por Peralta pero Pietrobono le ganó la patriada. Guerra y Peralta tendían a cerrarse hacia el medio, y ambos se hacían importantes. García se encontraba algo perdido sobre la raya, pero del otro lado Dorregaray se ganaba los aplausos. Pons, aún lejos del que fuera un año atrás, mejoraba respecto de actuaciones anteriores con su voluntad. Pero poco a poco fue declinando el claro predominio bohemio. Guerra, muy bien con la pelota, empezó a mostrar huecos defensivos junto a Previtali. Los dos marcadores de punta bohemios no daban seguridad. Y así, el prolijo toque de los celestes y blancos fue aportando fútbol al partido, aún cuando no se acercaba con peligro a Gómez. Recién sobre el final de la etapa Monge perdió frente a Mbombaj, con lo que el ex bohemio quedó para rematar, pero lo hizo desviado. Atlanta había dejado una mejor imagen que su rival, aunque esa diferencia se había desdibujado sobre el final de la etapa.

La segunda etapa pareció comenzar igual, pero en solo 4’ las historia cambió completamente. Un lateral para la visita (¡Sí, un lateral!) fue cabeceado en el primer palo, dudó Gómez al salir, Previtali le cabeceó la pelota cuando la iba a buscar y eso le permitió a Montenegro tocar al medio donde Zapata entraba para colocar la pelota baja, entre las piernas de algún defensor bohemio y abrir el marcador. Fue un golpe duro para Atlanta. Todo lo que habían mostrado Guerra y Dorregaray en la primera etapa fue desapareciendo. Todo se volvió un movimiento anodino, de poco valor, en la que los ataques terminaban en general mansamente en las manos de un muy seguro Pietrobono. Para el colmo, Ruiz quiso mover el tablero poniendo a Ochoa Giménez en lugar de Jerez. Pero la línea de 3 la armó con Previtali-Alonso-Gogna, mandando a Monge al medio. Guerra y Ochoa Giménez actuaron de doble cinco, García fue de enganche y Peralta se abrió a la izquierda. La desorientación fue aún mayor. Pero a eso le sumó la extrema fragilidad del costado derecho defensivo, que culminó cuando una doble pared lo dejó a Mbombaj solo para enfrentar a Gómez y batirlo con tiro cruzado y fuerte. Era 2 a 0, y Atlanta pagaba caro su desorientación. Ruiz volvió a alterar el esquema al ingresar a Tolosa por Peralta. Allí Monge volvió a bajar, Tolosa pasó a volantear por derecha y Ochoa Giménez por izquierda. Pero todo era descontrol. Atlanta no encontraba el camino. Con el debut de Nakache, ingresado por Previtali, ya dejó de existir armado táctico. Era suma de voluntades. Y allí Atlanta llegó un par de veces y tampoco la fortuna lo ayudó. En 39’ fue Pons quien metió un cabezazo en el poste, y que después terminó mansamente en las manos de Pietrobono. Y en el descuento fue Nakache quien tiró un centro que hizo una rara parábola y terminó en el travesaño, siendo luego salvado por el eficiente Pietrobono al córner. Y así se diluyó el partido. Vencidos por UAI Urquiza, con la gente que oscilaba entre aplaudir y silbar. Con un rendimiento de local solo salvado por el agónico triunfo ante Morón, el equipo que cada vez se aleja más junto a su perseguidor Defensores. La posibilidad del título, cada vez más lejos.

 

SINTESIS

Atlanta (0): A.Gómez; Monge, Alonso, Gogna y Jerez (ST 14’ Ochoa Giménez); Guerra, Previtali (ST 34’ Nakache) y Peralta (ST 26’ Tolosa); Dorregaray, Pons y Diego García. DT: Fernando Ruiz. No ingresaron: Brambatti, Otermín, Barría y Altobelli.

UAI Urquiza (2): Pietrobono; Ferreira, Leyes, Cepeda y Seijo; Suárez, Viegas, Montenegro y Mbombaj (ST 34’ Contreras); E.Díaz (ST 19’ Yassogna) y Zapata (ST 36’ Diz). DT: Roberto Saporiti. No ingresaron: Perelman, Buongiorno, Rojas y Céliz.

 Goles: ST 4’ Zapata, 23’ Mbombaj.

Amonestados: Pietrobono y Viegas (UAI); Guerra (A)

Arbitro: Lucas Di Bastiano.

Cancha: Atlanta.

Foto: Juan Ignacio Calcagno.

15% de DESCUENTO en toda la Tienda Bohemia - Código: ANIVERSARIOTIENDA - Solo por el viernes 20/10/17 Descartar