Atlanta cantó bajo la lluvia

Atlanta derrotó con amplitud a Talleres en Villa Crespo. Fue 3 a 0, con tantos logrados en la segunda etapa, cuando comenzó a llover. Berscé cambió su táctica habitual, para armar un 3-5-2 que le dio resultado: fue superior a su rival, que de hecho nunca llegó con peligro a Lugo. Nicolás Previtali fue la figura bohemia, y también fueron buenas las actuaciones de Milton Giménez y Guillermo Sánchez, dos de los que se anotaron en el tanteador. El tercero fue una joyita del ingresado Martínez. Reapareció Gabriel Seijas tras varios meses sin jugar.

 

Por Carlos Stortz

 Con Bianchi Arce suspendido, Berscé optó por un planteo muy diferente al que había adoptado hasta ahora (en realidad, es similar al que jugó una rueda atrás en Tristán Suárez). Guillermo Sánchez de líbero, Vega de stopper por derecha, Tecilla de stopper por izquierda. Un superpoblado mediocampo con tres 5 (Monserrat, Previtali y Ochoa Giménez) y dos carrileros (Bettini y Axel Ochoa), y dos delanteros, Mazzanti y Giménez. Talleres contrapuso un 4-3-2-1, con Gil Clarotti como único delantero real, pero acompañado de cerca por Gaona y Sosa.

Atlanta fue desde el principio el protagonista. En solo 4’ Milton Giménez ejecutó un tiro libre desde la izquierda, y su remate bajo fue bien salvado por Elías Gómez. Enseguida, Milton volvió a moverse por la izquierda y tocó al medio donde Mazzanti recibió solo, pero le pegó mal. Con Previtali como eje, Milton Giménez peleando de espaldas como si fuera un 9 con años en la división, y las trepadas de Mazzanti-Bettini-Monserrat por derecha, o de los Ochoa por izquierda, Atlanta monopolizaba el balón y las situaciones de peligro.

La más clara la tuvo en 16’ cuando Mazzanti escapó por derecha y puso un centro bajo que Bettini tomó a la carrera, haciendo rebotar la pelota en el travesaño cuando se aclamaba la apertura del marcador. A partir de allí, Atlanta siguió siendo más, pero dejó de generar jugadas de peligro. Tampoco la visita lo hacía. Ahí Guillermo Sánchez sobraba cómodamente cualquier pelota que llegaba y le daba destino seguro. Pero el escaso público que había llegado a Villa Crespo empezó a ponerse impaciente con la falta de llegadas, e incluso algunos cuando se cerró esa primera etapa se manifestaron contra el técnico. Atlanta había sido más, pero no lograba concretar.

En el momento en que comenzaba la segunda etapa, se largó una lluvia que por momentos se volvió intensa, y por momentos aflojó, pero no dio tregua en toda la etapa. Y lo que Atlanta no había podido hacer en el primer tiempo, lo logró en el segundo. En solo 3’ Bettini se fue por derecha, y tocó para Milton Giménez, que recibió de espaldas, aguantó, burló a su marca, y a la salida de Elías Gómez lo derrotó con calidad. Milton tuvo la virtud de transformar una jugada intrascendente en un gol que abrió el partido. Porque Talleres intentó salir, y hasta Marrone llegó a buscar el arco con un tiro de afuera, bien contenido por Lugo.

Pero enseguida Mazzanti logró filtrarse en el área, para ser tocado cuando se aproximaba al arco. Penal claro, que dos minutos después fue transformado en gol por Guillermo Sánchez que amagó, y la colocó a la izquierda del arquero, abajo. La lluvia, y la cancha que se empezó a poner más pesada empezaron a conspirar contra el juego.

Talleres empezó a tener más la pelota, pero con muy poca idea de cómo aprovecharla. Atlanta intentaba plantarse de contragolpe. Adrián Martínez ingresó por un cansado Milton Giménez, y más tarde volvió Seijas (muy enchufado) por Monserrat. Mazzanti tuvo el tercero en 27’, pero adelantó la pelota y Gómez se hizo de ella. En uno de los tantos contragolpes, Martínez recibió a 40 metros del arco, vio a Gómez adelantado, y puso la pelota por encima desde allí mismo. La desesperación de Gómez le dio todavía más brillo a una conquista espectacular. 3 a 0, y todo terminado.

Atlanta sigue mostrando su irregularidad: pasa de una floja actuación frente a Barracas, a una muy positiva como la de hoy. Mientras, Platense y Estudiantes se mantienen muy lejos arriba, pero también muestran una sorprendente irregularidad. Atlanta comparte la cuarta colocación con otros cuatro equipos (está sexto por goles) que también exhiben esa irregularidad. Entre ellos está el rival de hoy, que no pareció estar a la altura. Faltan ocho fechas, y la pelea por el torneo parece muy difícil para Atlanta. Pero la lucha por el reducido, o por una posible reestructuración hacen que haya que pelear siempre por el triunfo. Por eso, bienvenida la recuperación de hoy.

 

Atlanta (3): Lugo; G.Vega, G.Sánchez y Tecilla; Bettini, Monserrat (ST 29’ Seijas), Previtali, Ochoa Giménez y Axel Ochoa; Mazzanti (ST 32’ Pedrozo) y M.Giménez (ST 21’ A.Martínez). DT: Francisco Berscé. No ingresaron: I.Viain, C.Leyes, L.Alvarez y Miranda.

Talleres RdE (0): Elías Gómez; Pereira, Malvacio, Gigli y Demaio; Arcuri (ST 17’ Vidal), Marrone y Passaglia; B.Sosa (ST 24’ Viturro) y Gaona (ST 44’ Mareco); Gil Clarotti. DT: Daniel Vicentín. No ingresaron: Zeiden, Leiva, Borda y Cardellino.

Goles: ST 3’ M.Giménez (Atl), 10’ G.Sánchez (Atl, de penal), 39’ A.Martínez (Atl).

Amonestados: Marrone y Gaona (Tall). A.Ochoa, Monserrat y Tecilla (Atl).

Juez: Mauro Biasutto

Cancha: Atlanta

Foto: Juan Ignacio Calcagno