Una derrota inmerecida en Río Cuarto

Atlanta perdió por 1 a 0 contra Estudiantes, ahora puntero de la zona 1. La caída fue injusta: el equipo de Fabián Lisa hizo el gasto, metió tres tiros en los postes y sufrió la mala actuación del árbitro Baliño que no sancionó tres penales, dos de ellos para Atlanta, uno por una falta clarísima a Pedrozo. El local abroqueló volantes talentosos pero lentos en un extraño triple 5 y aprovechó la peligrosidad de Ferreira para definir el partido. Ahora Atlanta está tercero en su zona, con un partido menos. Previtali fue la figura, y acompañaron bien Pedrozo y Ochoa Giménez.

 

Por Carlos Stortz

 

Fabián Lisa decidió la vuelta de Tecilla por Caro Torres como único cambio, para su acostumbrado 4-3-3. Por su parte, Vázquez volvió a armar un extraño planteo en el equipo local: junta tres volantes centrales (Bottino, Ortigoza y Cabrera) de características parecidas (de buen juego, pero lentos), juega con la subida de los laterales y de dos carrileros que por momentos son punteros y por momentos defienden, dejando al talentoso Ferreira como delantero neto.

De entrada, Atlanta no podía hacer pie. Estudiantes se fue con todo al ataque, aprovechando alguna vacilación en el costado izquierdo de la defensa bohemia con las combinaciones de Cainelli y Arismendi. Ya en 3’ un tiro libre cruzó el área ante la duda de Rago, pero nadie alcanzó a empujarla.

Poco a poco Atlanta fue resolviendo sus problemas, y comenzó a nivelar el juego. En 13’ sorpresivamente Alan Pérez avanzó por derecha, quiso poner un centro que se cerró, y ante el quedo del arquero Peralta, la pelota dio en su poste derecho. 

Pero en 18’, también sorpresivamente, Estudiantes se puso en ventaja. Subida de Benavídez, Ferreira que recibe en el área de espaldas, marcado por Pérez; el 9 hizo una media vuelta que descolocó a Pérez, ninguno de los demás defensores cercanos atinó a marcarlo, y el 9 quedó de frente a Rago para vulnerarlo con un tiro fuerte y alto.

A partir de allí, Estudiantes se desentendió más del juego, y Atlanta pasó a erigirse en claro dominador. Previtali, cuya figura fue creciendo a lo largo del partido, puso en 23’ un pelotazo medido para Mazzanti, éste pudo superar en velocidad a Suárez, pero ante la salida del arquero no pudo definir y la jugada terminó en córner.

La más clara que tuvo llegó a los 30’: Atlanta presionó ante la salida de los defensores locales (que intentaron salir jugando), y la pelota volvió a caer para Mazzanti que se acomodó, y tocó para el Animal López que entraba solo por el medio. El 9 la quiso colocar junto al palo izquierdo, pero la pelota pegó en ese poste y volvió. Era muy clara, muy simple, y Atlanta la desaprovechaba…

El partido siguió jugándose en un contexto en el que parecía que las delanteras superaban a las defensas. Porque cuando Estudiantes se acercaba, los centrales bohemios no mostraban la seguridad que los caracterizaba. Fue así que en 43’ Arismendi la tuvo en el área, pero un providencial rebote terminó en córner. Terminaba así la primera etapa con el 1 a 0 en el marcador y una clara sensación de injusticia. Atlanta había sido más, y merecía al menos el empate.

Para la segunda etapa Atlanta empezó ratificando el dominio. En menos de un minuto, Valdez Chamorro envió un centro desde la izquierda que López cabeceó desviado. Y en 3’, una joyita de Ochoa Giménez habilitó a Pedrozo quien enfrentó al arquero y trató de definir al primer palo, pero nuevamente la pelota dio en el poste.

Atlanta no podía. Poco después Valdez Chamorro entró muy mal sobre Bottino, y se salvó de la roja por la actitud permisiva del árbitro Baliño, de pésima labor. Atlanta prosiguió con su dominio por un tiempo, pero se le fueron cerrando los caminos hacia Peralta.

Ochoa Giménez y Pedrozo eran los que más lo intentaban, pero no alcanzaba. En 21’ Trinidad sustituyó a Mazzanti, y sorprendió al jugar en la misma posición del reemplazado. Segundos después, López se aprestó a rematar en el área tras un centro y fue desestabilizado por Vester. Pareció penal que el juez ignoró.

En 24’ López volvió a tener su oportunidad entrando por el callejón del 8, pero adelantó la pelota y malogró la chance. Atlanta empezó a sentir el cansancio del trajín del partido, y comenzó a dejar algunos huecos en defensa. En 25’, Ferreira cabeceó y contuvo Rago. Un minuto más tarde, una combinación dejó a Ferreira avanzando solo para enfrentar a Rago, con Tecilla a sus espaldas. Ya dentro del área, Tecilla cayó sobre el 9 impidiéndole patear. También pareció penal, nuevamente ignorado por el juez.

Pero el colmo llegó en 27’ cuando Pedrozo se acomodó para empatar, y recibió un claro golpe de Vester que lo derribó: un clarísimo penal que el juez volvió a ignorar. Los nuevos cambios que realizó Lisa no dieron resultado. Talpone ingresó por Valdez Chamorro, fresco, pero no manejó bien la pelota. Luego entró Donato por Tecilla (ya amonestado por una infracción que también pudo ser roja) y Atlanta se rearmó bajando un poco a Previtali y a Talpone.

Pero ya Atlanta tenía poco aire. De hecho, al final las más claras las tuvo el local: en 40’ lo tuvo Ferreira, pero salvó Previtali y luego en 48’ Cuello remató sobre el travesaño. Atlanta mostró un buen juego pero falló en la definición; es así que perdió el invicto del año, y con eso dejó la punta y el segundo lugar de la zona en manos de los dos Estudiantes. Pero es de esperar que jugando así, Atlanta dé pelea para ocupar un lugar en las finales de ascenso.

 

Estudiantes (Río Cuarto) (1): A.Peralta; Benavídez, E.Martínez, Vester y L.Suárez; Ortigoza (ST 38’ Zbrun), Bottino y Cabrera; Cainelli (ST 43’ Cuello), Ferreira (ST 40’ M.Peralta) y Arismendi.  DT: Marcelo Vázquez. No ingresaron: Bigo, Formica, Müller y Reynoso.

 Atlanta (0): Rago; M.Molina, A.Pérez, Tecilla (ST 38’ Donato) y A.Ochoa; Valdez Chamorro (ST 29’ Talpone), Previtali y Ochoa Giménez; Mazzanti (ST 21’ Trinidad), L.López y Pedrozo. DT: Fabián Lisa. No ingresaron: Ferrero, Caro Torres, De Ciancio y Presedo.

 Gol: PT 18’ Ferreira (ERC)

Amonestados: Molina, Valdez Chamorro y Tecilla (Atl); Benavídez y Bottino (ERC)

Arbitro: Jorge Baliño.

Cancha: Atlético Estudiantes.