“Es el momento de tirar todos para adelante para hacer crecer a Atlanta”

 

Víctor “Bichi” Paredes volvió a Atlanta para desempeñarse como asesor deportivo del fútbol femenino. Luego de algunos días de trabajo del ídolo en su nueva posición, dialogó en exclusiva con prensa oficial, donde contó sus sensaciones, las intenciones a futuro, y la alegría de reencontrarse con el Pepe Castro.

 

¿Qué sentís al volver a ser parte de Atlanta?

 

Está bueno porque yo amo al club. Hace mucho tenía ganas de hacer algo que además de lo futbolístico fuera algo social con el club. Nunca se dio. Y este año, algunos directivos, entre ellos Gabriel Greco y Ariel Berenstein, que es el que más impulsó esto, insistieron para que esté ahí adentro. Estoy feliz de la vida, porque estoy dándole una mano al club, en este caso en la parte del fútbol femenino, y es algo que me llena de felicidad.

 

¿Cuáles van a ser tus funciones desde tu nuevo rol?

 

Yo estoy trabajando en al villa 31 y con Deportes de la Ciudad, todo lo que es fútbol por la inclusión. En eso implica también que estén estas chicas entrenando conmigo. Yo llego para  asesorarlos, estar como asesor deportivo del fútbol femenino. Ya tienen un DT, que es Juan Grandi, y Diego Martínez, que es el preparador físico, con quienes estoy trabajando para organizar todo. La idea es ser el nexo entre ellos y el club, acompañarlos cuando pueda, cuando juegan acá y cuando jueguen de visitante si mi trabajo me lo permite. Si bien no estoy metido en la parte táctica y técnica, siempre me piden una opinión y trato de ser muy claro porque son chicas que están empezando en todo esto. Tuvimos una charla con el presidente del club, y ya nos consiguió entrenar cuatro veces por semana en el predio de Madero, y eso es muy importante porque entrenan en cancha de 11, que es donde van a estar jugando el fin de semana. Aprovechando que tengo trabajos en las villas o en los barrios, también estoy acercando alguna chica que sea potencialmente potable para que se sume al club. Y así se va trabajando también la parte social, que es muy importante para mí y para Atlanta.

 

¿Cómo influye todo lo que hacés socialmente fuera de Atlanta con esta nueva etapa en el club?

 

Al club quiero agradecerle que me hayan abierto las puertas antes de que sea asesor deportivo de las chicas. Ya me habían abierto las puertas para empezar a incluirlos a los chicos de la Villa 31, a que vengan a hacer deportes al club. Esto a mí me parece muy bien, porque uno trabaja con estos chicos desde la inclusión, de meterlos al ruedo de la sociedad, y que el club me permita trabajar con ellos es muy bueno. Están trabajando todos los días en la semana chicos en inferiores, chicos acá en Villa Crespo y ahora se suman las chicas para el fútbol femenino. Son muy buena gente, muy buenas chicas, están dispuestas a mejorar en todo lo que uno les diga. La vez pasada tuvimos una clínica de fútbol en Ciudad Oculta, vimos un par de chicas potables y ya vinieron a ver el partido del fútbol femenino de Atlanta en Villa Crespo y se van a incorporar en la semana cuatro o cinco chicas que están entusiasmadas de poder estar en un club y haciendo lo que les gusta, que es jugar al fútbol. Y nosotros vamos a estar ahí para acompañarlas.

 

¿Qué impacto te gustaría que tuviera el trabajo tuyo en el club?

 

Uno de los sueños locos que tiene uno cada tanto, ya que estamos trabajando muy seriamente en la parte social, es hacer una fundación de Atlanta que trabaje exclusivamente en la parte social. Y bien serio. Ése es uno de los sueños locos que tengo dando vueltas.

 

Volvió el Pepe, ahora volviste vos. ¿Qué sienten los ídolos al volver a Atlanta?

 

Estuve hablando con el Pepe. Siempre le digo que estoy feliz porque él esté. Creo que es el momento y está en un lugar muy especial. La gente lo ama, los amigos lo quieren mucho. Yo, en lo que pueda ayudar, voy a estar a su lado. Es el momento de estar todos unidos, creo que es el momento de tirar todos para adelante porque mínimamente tenemos que estar una categoría más arriba para trabajar más tranquilos. Al Pepe le di mi apoyo incondicional y es muy bueno que gente que realmente quiere al club se esté acercando. Y está muy bueno que los directivos acepten esto y con buena predisposición. Ellos me hicieron saber que están todos contentos.

 

Ver volver a los ídolos hace que el hincha se ilusione. ¿Qué podés decirle a la gente de Atlanta?

 

La verdad, infinitas gracias siempre, por el cariño que me tuvo y mi tiene siempre. Lo mismo al Pepe. Es un unirse todos, todos tenemos que tirar para adelante. Hay que poner al club en el lugar que siempre tuvo que estar. Así como el Pepe está trabajando el fútbol profesional y tratando de que lo deportivo esté más arriba, yo en la parte social, además del fútbol femenino, también quiero empujar al club, para que se vea que el club trabaja seriamente en la parte social. Y necesitamos el apoyo de todos, porque es la única forma en la que vamos a hacer crecer a Atlanta.