Atlanta y un debut en la Primera Nacional con auspiciosa contundencia

Atlanta superó en Villa Crespo a Independiente Rivadavia por 4 a 1 con tantos de Luis López (2), Pedrozo y Ochoa Giménez. El empate parcial de Klusener puso fin al invicto de Rago, que quedó en 994 minutos. Atlanta tuvo un buen comienzo de partido, pero el rápido empate visitante le generó algunas dudas en defensa, de las que tardó en reponerse. Sin embargo, el oportunismo de López le permitió irse al vestuario con dos de ventaja. En la segunda etapa, Atlanta aguantó, merced a una gran tarea de Pancho Rago, y lo definió con un golazo de Ochoa Giménez. Por lejos, los mejores jugadores bohemios fueron Pedrozo y López. Auspicioso debut en el Nacional.

Por Carlos Stortz

Orfila siempre sorprende. Hasta para el debut en este Nacional. Mantuvo ocho jugadores del plantel pasado, y solo hizo debutar a Coronel, Presedo y Luis López desde el inicio. Con su clásico 4-3-3, el equipo bohemio tomó el control del partido al principio. Un Presedo muy activo por derecha, en 6 minutos generó una excelente habilitación a Mazzanti, pero el ex Tigre le pegó débilmente. Independiente Rivadavia expuso un 4-4-1-1 en el que en 9 minutos avisó con un disparo de lejos de Mayorga. Pero a los 11 Atlanta plasmó en el marcador su superioridad. Ochoa Giménez puso la pelota para el ingreso de Pedrozo por el medio y para Mazzanti que llegaba por derecha. Fue Pedrozo el que le ganó la posición a Colombo, enfrentó al arquero y lo superó con un disparo junto al palo.

Fue un premio al esfuerzo de Pedrozo, pero prácticamente después de sacar del medio, llegó el pase largo para Viguet por izquierda, quien se acomodó, burló a Molina con una finta y metió el centro de derecha que Klusener, elevándose y ganándole a Coronel, clavó junto al palo derecho de Rago, quitándole el invicto que llevaba.

A partir de allí, a Atlanta todo se le hizo más difícil. Seguía siendo peligroso cuando avanzaba, pero su defensa dejaba dudas. En 21 minutos, Mazzanti puso un excelente centro para el ingreso de López, y este metió una palomita defectuosa que Pedrozo casi empuja a la red, mientras poco después la lesión del lateral derecho visitante obligaba a un cambio.

Enseguida Klusener puso un remate cruzado que besó el palo derecho de Rago. Independiente Rivadavia, por momentos, pasó a asustar en ofensiva. De hecho hubo una jugada dudosa en la que los visitantes pidieron penal ante un rechazo de Rago muy cerca de Mayorga. Y en 41 minutos volvieron a tenerla, con Rago algo jugado, pero el remate de González dio en el hombro de Coronel y volvió. Se distrajeron los visitantes y Atlanta armó la contra. Axel Ochoa se fue, puso el centro después de pelearla dos veces, hubo un rechazo y Pedrozo volvió a poner la pelota hacia el medio donde Luis López sacó el cabezazo junto al palo que Aracena intentó sacar, pero se le escurrió.

Los de la Lepra quedaron desolados, protestando al árbitro por la jugada anterior. Y Atlanta llegó al casi knock-out unos minutos después cuando Pedrozo le ganó cómodamente en la corrida a Porro, y puso un centro atrás para que Luis López, con una palomita de pique al piso, pusiera el 3 a 1, y enseguida el final de la etapa. Atlanta se iba al vestuario con una victoria más amplia de lo que el juego hacía suponer, y había que buscar las razones muy especialmente en las labores incansables de López y Pedrozo.

Para la segunda etapa, Caro Torres ingresó por Coronel, que había sufrido un golpe en la cabeza en la primera etapa. Poco después, Talpone ingresaría por el lesionado Presedo. Hasta ahí, Atlanta había logrado ordenarse un poco, pero sufría los embates visitantes. Theiler se jugó el todo por el todo, al sacar un marcador de punta y poner un delantero.

A Atlanta le costaba salir. En 17 minutos, un brillante tiro libre ejecutado desde la derecha fue más brillantemente desviado por Rago al córner. El arquero comenzaba a erigirse en una pieza fundamental para mantener la victoria. En 27 minutos, salió para cubrir un remate de Palacio que era de gran cuidado.

Con el ingreso de Trinidad por el aplaudido López, Orfila armó un 4-4-2 (Ochoa Giménez se cerró de doble cinco, y Pedrozo pasó de centrodelantero). Atlanta hacía correr los minutos, entre rechazos de Tecilla y salvadas de Rago. Hasta que en 37 minutos, Ochoa Giménez recibió de Talpone apenas cruzando la mitad de cancha, y de golpe descubrió que podía avanzar y que no le salían al cruce. Así, enfrentó a Aracena y colocó la pelota en el ángulo derecho de la valla con una precisa cachetada de zurda. Golazo para el Joaco. 4 a 1 y final de las aspiraciones visitantes.

Atlanta aprobó holgadamente la prueba del debut. Mostró algunas flaquezas defensivas, y una gran contundencia ofensiva, al revés de lo que se había observado en los amistosos de pretemporada. Ajustando los tornillos en defensa, la ilusión es que el equipo pueda tener la tranquilidad de pelear del medio para arriba.

SÍNTESIS

Atlanta (4): Rago; M.Molina, Coronel (ST Caro Torres), Tecilla y Axel Ochoa; Presedo (ST 12’ Talpone), Previtali y Ochoa Giménez; Mazzanti, Luis López (ST 28’ Trinidad) y Pedrozo. DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Ferrero, Oyola, Marinucci y Joaquín Molina.

Independiente Rivadavia (1): Aracena; L. Sánchez (PT 24’ Porro), Colombo, Marín y Ayala (ST 9’ Negri); Marcioni (ST 24’ Palacio), Mayorga, Ubeda y Viguet; S. González; Klusener. DT: Luciano Theiler. No ingresaron: Mattalía, Abrego, A. Peralta y A. Molina.

Goles: PT 11’ Pedrozo (A), 12’ Klusener (IR), de cabeza, 41’ Luis López (A), de cabeza, 46’ Luis López (A), de cabeza. ST 37’ Ochoa Giménez (A).

Amonestados: Axel Ochoa, Tecilla y Pedrozo (A); Klusener y Mayorga (IR).

Juez: Pablo Giménez.

Cancha: Atlanta.

Fotos: Diego Sirio.