Atlanta se llevó un empate a pura emoción ante Temperley y cerrará 2019 como puntero

De su corazón abierto. De un cuerpo hecho pedazos pero que así y todo iba hacia adelante. De su alma valiente. De todo eso se valió este Atlanta para arrancar un punto en el final ante Temperley, que se festejó a lo grande por todo lo que significa. Por mantener en soledad el primer puesto, con el que el plantel cerrará el año más allá del resultado del lunes ante Platense. También por las lágrimas del pibe Olivera, que cumplió el hermoso sueño de debutar en Primera con gol. Pero sobre todo, por el premio a la entrega de un equipo que hace meses no deja de regalarle alegrías a una hinchada que venía acostumbrada a sufrir.

Por Federico Kotlar (@fkotlar)

Atlanta había llegado con dos bajas importantes a este partido clave. Valdez Chamorro, expulsado, y Pedrozo, con cinco amarillas, fueron reemplazados por Talpone y Astina. Jugadores con características distintas a los habituales titulares, y a los que tuvo que apelar Alejandro Orfila para tratar de sostener la intensidad de un equipo que venía de tres rendimientos por debajo de sus antecedentes.

Al menos en el primer tiempo, la enorme expectativa que se había generado por el último partido del año en Villa Crespo, y que se notó en el fervor de las muy pobladas tribunas del Gran León, chocó contra una realidad demasiado difícil.

El comienzo fue parejo, con un Atlanta que trataba de empujar hacia adelante pero chocaba con un rival que llegó a jugar a Villa Crespo con cautela pero -en ese arranque- sin miedo. Que buscó protegerse de las virtudes conocidas del Bohemio pero tratando de lastimar apenas pudiera. Y así lo hizo en la primera chance que tuvo.

Iban 16 minutos cuando llegó un corner desde la izquierda del ataque, la defensa despejó defectuosamente en el primer palo y la pelota le llegó llovida del otro lado a Baldunciel. Desde el borde del área, el volante acomodó el cuerpo y sacó un derechazo cruzado espectacular que se metió contra un palo. Como en dos de los tres últimos partidos, Atlanta tenía que remar desde abajo. Y con ese resultado, Temperley lo alcanzaba en la punta.

La desventaja terminó de complicar las cosas. Atlanta no hacía pie en defensa y de la mitad para arriba navegaba en las imprecisiones. Al buen funcionamiento de un rival corto entre líneas, que presionaba con inteligencia y desequilibraba con la movilidad de sus dos puntas, Mauro González y Messiniti, se sumaba la falta de respuestas colectivas e individuales del local. Mientras costaba mucho hacer llegar la pelota a los pies del Animal López -el más activo y lúcido en esos momentos sombríos-, del otro lado Temperley se mostraba muy cerca de aumentar en dos llegadas claras, de Baldunciel y de Mauro González.

Rápido de reflejos como siempre, Orfila metió mano en el entretiempo y apostó al ingreso de Oyola por un Astina que otra vez no pudo aprovechar su oportunidad. Y con el Pony, Atlanta consiguió un aire distinto en ese comienzo. Aparecieron sus desbordes por izquierda para generar alguna ilusión de esas que habían faltado en la primera mitad.

De a poco, Temperley se ocupó menos de generar peligro y más de cerrar los caminos de un Atlanta que dejaba espacios atrás y que desde los 23 pasó a defender con línea de tres: el DT decidió que era la hora de hacer debutar a Eugenio Olivera, un chico de 19 años al que se lo vio desde su entrada con los nervios lógicos de su primer partido en un contexto muy caliente.

Messiniti armó a los 24 una jugada espectacular por izquierda y quedó mano a mano ante Rago, pero su definición se fue apenas afuera. Pero a partir de ahí el Celeste, que tenía todo para ganar e incluso aumentar su ventaja, se fue metiendo cada vez más atrás ante un Atlanta que en el final se lo iba a llevar puesto como un tren sin frenos.

Apareció algo de aire con una llegada a fondo -la primera del partido, aunque pareciera mentira- a los 25 del segundo tiempo gracias a un pase brillante de López para que Ochoa Giménez sacara un zurdazo que Castro desvió al corner. Y cinco minutos después fue Joaquín el que colocó un gran centro que el Animal cabeceó apenas por arriba del travesaño.

Atlanta estaba lanzado al ataque mientras el Gran León se volvía una caldera y los cantos mandaban al equipo adelante, pero entonces, en ese final ardiente, el equipo recibió otro golpe: a los 35, Rago se fue expulsado con el lateral Asís por agresión mutua. El Bohemio se quedaba sin arquero cuando ya había hecho los tres cambios. Perdido por perdido, se sacrificó un defensor y Tecilla se calzó el buzo y los guantes.

Pero este equipo nunca deja de creer en lo que tiene. Ni siquiera en la adversidad por el resultado en contra o por desarmar su estructura. Atlanta nunca dejó de intentar. Y así fue como a los 41 el estadio se vistió de fiesta, cuando Olivera aprovechó un quedo enorme del central Alarcón y el arquero Castro y metió la punta del pie para clavar el empate. El debutante estaba en el cielo y Orfila volvía a acertar con una de esas apuestas que no se cansa de poner sobre la cancha.

Con arquero improvisado, Atlanta aguantó bien el empate hasta el final y hasta siguió yendo con enorme valentía en busca de la victoria. Una actitud que contrastó con el final temeroso de Temperley, que prácticamente no pateó al arco ante un rival desarmado. El Bohemio fue para adelante todo lo que pudo y tuvo su premio con un empate que se pareció a un triunfo. Se demostró a sí mismo que tiene con qué soñar. Y, por lo pronto, ya sabe que cerrará el año en lo más alto.

SÍNTESIS

Atlanta (1): Rago; Flores (ST 23′ Olivera), Alan Pérez, Tecilla, Ochoa; Talpone, Previtali, Ochoa Gimenez; Mazzanti (ST 20′ Marinucci), Luis López y Astina (ST Oyola). DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Ferrero, Ramiro Fernández, De Ciancio y Trinidad.

Temperley (1): Matías Fidel Castro; Asís, Alarcón, Demartini, Prieto; Cerutti (ST 32′ Ellacópulos), Ibáñez (ST 40′ González Bordón), Fattori, Baldunciel: Mauro González (ST 21′ Brum) y Messiniti. DT: Walter Perazzo. No ingresaron: Crivelli, Di Lorenzo, Guevgeozián y Martinich.

Goles: PT 16′ Baldunciel (T). ST 41’ Olivera (A).

Amonestados: Tecilla, Flores, Luis López (A), Ibáñez, Alarcón y Prieto (T).

Expulsados: ST 35′ Rago (A) y Asís (T). Tecilla ocupó el arco de Atlanta.

Árbitro: Lucas Novelli.

Cancha: Atlanta.

Fotos: Federico Imas.