Atlanta se fue de la B subcampeón

Ante una multitud que fue al León Kolbowsky a festejar el ascenso, Atlanta superó a Talleres por 3 a 0 con dos goles de Colombini y uno de Pedrozo, y se quedó con el segundo puesto. Rago conservó la valla invicta, llegó a los diez partidos consecutivos y estiró el récord a 982 minutos. Luego del partido hubo entrega de medallas y una celebración a toda alegría.

 

Por Carlos Stortz / Fotos de Federico Imas y Diego Sirio

 

Orfila se tomó en serio el partido pese a que ya no quedaba mucho por decidir. Un segundo puesto era a lo que podía aspirar el bohemio si ganaba. Y el Chano hizo dos cambios: Colitto ingresó por Figueira, más el obligado de Cherro por Tecilla, que sufrió una seria lesión en un entrenamiento.

De movida, Gil Clarotti avisó con un cabezazo que se fue por arriba. Pero poco a poco Atlanta fue construyendo juego, especialmente por derecha, donde las combinaciones de Molina, Enrique y Colombini mostraban brillo, aunque luego en el área Otermín y Hermida sacaban todas de cabeza.

Por izquierda, Pedrozo, Ochoa y Colitto también intentaban acercarse, pero lo hacían en forma menos asidua que sus compañeros. Atlanta tuvo un par de oportunidades claras en 21’ y 22’. En la primera Martínez recibió de Colombini, pero su remate pegó en un defensor. En la segunda, un Colombini inspiradísimo se acomodó entrando desde la derecha y sacó un remate que superó a Cacace y dio en el poste derecho. Pedrozo tomó el rebote, y Cacace se repuso para salvar providencialmente a la visita.

Atlanta era más, y en esas ocasiones merecía llevarse el gol que buscaba. Recién llegó a los 38’: tras una buena combinación entre varios jugadores, finalmente Pedrozo habilitó a Ochoa quien se fue pegado a la raya final y ejecutó un centro pasado que Colombini, entrando desde la derecha, mandó a la red con un derechazo a media altura.

Para la segunda etapa, Javier Gómez, el técnico interino de Talleres, decidió realizar dos cambios. Y Talleres empezó mejor. Atlanta cedió parte del manejo de la pelota a su rival, que empezó a monopolizarla, aunque con muy poca claridad para acercarse a Rago.

En cuanto Atlanta tuvo la oportunidad, volvió a anotar. Fue en 18’ cuando nuevamente Ochoa escapó por izquierda y puso el centro bajo preciso que Pedrozo, entrando en posición de 9, atropelló de derecha para decretar el segundo. Importante la labor del misionero en estos últimos partidos.

Luego Orfila comenzó a practicar algunos cambios, y en 29’ Gil Clarotti casi le corta el invicto a Rago, pero falló en la puntada final. A los 33’, cuando Mazzanti trataba de sortear piernas en el área, se encontró con la de Hermida, que le cometió un ingenuo pero claro penal.

Colombini, con un disparo bajo y esquinado, puso el 3 a 0, y el gol número 17 de su cuenta personal. No hubo para mucho más. Solo una oportunidad para que Molina, de gran torneo, coronara con una definición de gol, pero falló el remate final pegándole débil.

Cuando se cumplieron los 45’ el árbitro dio por finalizado el partido, y vino la entrega de medallas. Los jugadores volvieron al campo de juego con una camiseta hecha para la ocasión (blanca con la leyenda “Atlanta es Nacional”) y el pelo teñido de azul y amarillo. Los acompañaron sus familiares. El Bohemio  afrontará ahora la B Nacional, que todavía no tiene formato definido. La B Metropolitana quedó atrás.

 

SINTESIS

Atlanta (3): Rago; Molina, Cherro, Alan Pérez y A. Ochoa; Enrique, Previtali y Colitto (ST 25’ Ochoa Giménez); Colombini (ST 37’ Oyola), H.Martínez (ST 22’ Mazzanti) y Pedrozo. DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Ferrero, Barbosa, Seijas y Miranda.

Talleres RdE (0): Cacace; Arcuri, Otermín, Hermida y Malvacio; Ricci (ST Benítez), Suárez, Mareco (ST Graneros) y Vergara; Badell y Gil Clarotti. DT: Javier Gómez. No ingresaron: Zeiden, Saporito, Marrone, Cóceres y De Olivera.

 Goles: PT 38’ Colombini (Atl). ST: 18’ Pedrozo (Atl), 34’ Colombini (Atl, de penal).

Amonestado: Enrique (Atl).

Juez: Juan Pafundi.

Cancha: Atlanta.