Atlanta goleó a Colegiales y quedó a un paso del ascenso

En Villa Crespo, y ante un numeroso público, Atlanta superó a Colegiales por 3 a 0 con tantos logrados en una ráfaga durante la primera etapa. Con el triunfo, el Bohemio solo necesita obtener un punto más en los dos partidos que faltan, o que Acassuso pierda alguno de los nueve puntos que le quedan en juego para concretar su esperado ascenso. De hecho, el festejo podría llegar el lunes, cuando Acassuso reciba a Almirante Brown. Atlanta tuvo un buen rendimiento individual y colectivo, destacándose fundamentalmente Colombini, Figueira y Previtali. Los dos primeros, junto a Martínez, fueron los autores de los tres goles. Rago concretó el record de valla invicta de los 115 años de historia bohemia, con 8 partidos enteros, y 802 minutos en el acumulado. La B Nacional quedó a un paso.

Por Carlos Stortz

 

Un solo cambio realizó Orfila, acostumbrado a sorprender en cada formación: el ingreso de Pedrozo en el lugar de Miranda, para armar un 4-3-3. Para eso decidió mantener a Figueira, que no había realizado un buen partido en Loma Hermosa ante JJ Urquiza. Y como se vería luego, el entrenador una vez más acertó con el equipo. Colegiales realizó el planteo previsible de un equipo de Eduardo Pizzo. Tres centrales al fondo, dos laterales volantes conformando una línea de 5 que por momentos era de 3, luego tres volantes y dos delanteros.

Atlanta sorprendió de entrada con un buen ingreso de Figueira por izquierda, que tocó al medio. Martínez intentó pegarle cayéndose, y perdió la oportunidad. Rápidamente, en 7’, respondió Colegiales con un cabezazo a quemarropa de Stable. Rago antepuso su cuerpo y salvó su valla. Poco a poco, Atlanta fue mostrándose mejor; las combinaciones de Molina y Enrique por derecha, las de Pedrozo y Figueira por izquierda, la movilidad de Colombini y el manejo del medio de Previtali le daban ventajas comparativas. Pero lo concreto es que a Atlanta le costaba mucho llegar a Monllor.

Colegiales abusó un tanto de la pierna fuerte en su línea defensiva, y así recibió un par de amonestaciones. El equipo de Munro se mostraba interesante en sus intentos ofensivos, especialmente a partir de la pelota parada, pero no parecía dar señales de mucha seguridad en su defensa. Pese a eso, ya no faltaba mucho para terminar la etapa y mantenía un empate sin goles que podía servirle en su afán de continuar clasificado para el cuadrangular por el quinto ascenso. Pero a Colegiales todo se le cayó en esos últimos 10 minutos, donde Atlanta fue una maquinaria perfecta de contundencia.

Iban 35’ cuando Figueira nuevamente se fue por izquierda y tiró un centro a la vieja usanza, combado y pasado. Esperaba Colombini del lado derecho, y el goleador (ganándole a Giambuzzi) inteligentemente tocó de cabeza por encima de Monllor, al ángulo derecho del arco. La pelota superó al arquero y se metió cayendo por detrás de su cuerpo. Atlanta ganaba y todo era fiesta en Villa Crespo.

En 44’ Poletto intentó encabezar un ataque pero perdió la pelota con Colombini. Atlanta armó una contra de cuatro contra tres. Enrique avanzó y habilitó a Figueira en la izquierda. El 10, ex Tigre, enganchó con la zurda, se acomodó y tocó de derecha al segundo palo de Monllor para poner con categoría el segundo.

Y no se habían acallado los ecos de los gritos de gol, cuando en 46’ Molina avanzó por derecha, abrió para Colombini, y el centro medido del ex Almirante fue tomado en el primer palo por Martínez con una palomita cruzada que definió el 3 a 0 con que se cerró la etapa. El resultado era contundente. En el medio, Rago había superado el invicto de Matías Vega, aunque con cierta zozobra en el último minuto de su nivelación con Vega: un cabezazo de Toloza en el travesaño que asustó a todos, aunque ya el árbitro había marcado off-side.

La segunda etapa estuvo completamente de más. Atlanta se dedicó a hacer circular la pelota sin arriesgar demasiado, y para Colegiales el golpe de los tres goles había sido demasiado duro como para intentar el descuento. Solo hubo dos jugadas de gol, una para cada equipo. En 25’ Rago se lució primero desviando un remate rasante de Magallanes, y luego tirándose para tapar el rebote cuando llegaba Toloza. Y en 27’, Atlanta armó una contra en superioridad numérica. Mazzanti terminó tocando con Previtali, pero no con mucha precisión, con lo que el Turco no la tuvo clara para definir.

Los cambios -con la curiosidad de que en Atlanta se fueron reemplazados los autores de los tres goles- solo fueron para la estadística. El árbitro Gutiérrez terminó el partido sin añadir descuento. Ya ninguno de los dos estaba interesado en seguir jugando. Llegó el festejo y el desahogo de los hinchas bohemios que saben, que si bien matemáticamente no está confirmado, Atlanta quedó en una situación muy cercana al ascenso. Que quizá se concrete sin jugar, el mismo lunes, para volver a la B Nacional después de siete años.

SÍNTESIS

Atlanta (3): Rago; Molina Alan Pérez y Ochoa; Enrique, Previtali y Figueira (ST 32’ Oyola); Colombini (ST 40’ Nakache), Horacio Martínez (ST 19’ Mazzanti) y Pedrozo. DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Ferrero, Cherro, Seijas y Miranda.

Colegiales (0): Monllor; Magallanes, Medina, Nasif, Giambuzzi y Poletto (ST 20’ Morizeau); Mansilla (ST 7’ Tolosa), Muñoz y Chavez (ST 34’ Luna); Stable y Toloza. DT: Eduardo Pizzo. No ingresaron: Atamañuk, Ferrari, Gaitán y M. Giménez.

Goles: PT 35’ Colombini (A), de cabeza; 44’ Figueira (A) y 46’ Horacio Martínez (A), de cabeza.

Amonestados: Muñoz y Medina (C) y Figueira (A).

Árbitro: Eduardo Gutiérrez.

Cancha: Atlanta.

Fotos: Federico Imas.