Atlanta cerró la primera rueda con una caída ante Platense

El local derrotó al Bohemio por 2 a 1 en Vicente López, con lo que se consumó el quinto partido consecutivo de Atlanta sin ganar. Pese a la racha negativa, el equipo de Alejandro Orfila se mantiene como puntero de su zona, aunque fue alcanzado en puntos por Estudiantes de Río Cuarto y Platense, y hoy podría también igualarlo Temperley. El triunfo de Platense es inobjetable, porque tuvo las mejores individualidades y fue superior a su rival. En Atlanta, Walter Mazzanti fue el mejor valor, pero no alcanzó para compensar el juego local.

Por Carlos Stortz

Orfila decidió varios cambios en el equipo: además de la entrada obligada de Ferrero por Rago, decidió la vuelta de Pedrozo por Astina y los ingresos de Caro Torres por Tecilla y de Trinidad por Ochoa Giménez. Es decir: alteraciones en los nombres pero no en lo táctico. Platense también generó algunos cambios tras su derrota estrepitosa en Mendoza ante Independiente Rivadavia, pero mantuvo la peligrosidad de sus tres hombres más adelantados.

Los primeros minutos mostraron a un Atlanta ahogando a Platense en su área, pero eso duró poco. En cuanto Curuchet pudo hacerse de la pelota y empezar a complicar a la defensa bohemia, el juego pasó de volverse equilibrado a mostrar una supremacía de Platense. En 12’ intentó Pedrozo, pero le pegó mal y la pelota terminó en corner. Lo más claro en Atlanta era Mazzanti, que rápidamente hizo amonestar a su marcador Infante. Pero era poco ante un López y un Pedrozo que no acertaban como en otras ocasiones, y que no podían ante centros que terminaban tranquilamente en la cabeza de Capasso.

En 16’ Curuchet mostró el camino que vendría: centro, Bazán que desvió hacia la izquierda, y Rossi que cabeceó muy cerca del palo. En 18’ nuevamente Rossi aprovechó un quedo de la defensa, su remate rebotó en Ochoa, y Curuchet, que la paró, la puso por arriba del travesaño. Respondió inmediatamente Atlanta con un buen remate de Ochoa que De Olivera sacó al corner. En el visitante, Ochoa subía con frecuencia, lo que obligaba a Trinidad a defender más de lo habitual.

En 23’ Flores pudo filtrarse hasta el área, pero ejecutó un centro fuerte que no trajo consecuencias. En la contra, Curuchet volvió a ejecutar un centro al que casi llega Susvielles, pero Alan Pérez logró salvar. Atlanta no podía manejar el juego, y Platense parecía más asentado. Fue así que en 33’ Atlanta intentó un ataque que no prosperó y Platense generó un perfecto contraataque. Pelotazo de Infante para Rossi que se fue por el medio, y cuando Ochoa quiso cruzarlo, tocó magistralmente para Susvielles que entraba solo por izquierda para definir cruzado ante la salida de Ferrero. Platense plasmaba en el resultado su superioridad individual y colectiva.

Como hasta entonces, Atlanta no logró salir del encierro. Tuvo su oportunidad en 42’ con un tiro libre de Talpone cabeceado por López por encima del travesaño.

Para la segunda etapa, Ruiz tuvo la excelente idea de reemplazar al marcador Infante (que se había salvado de la roja), reorganizando la defensa. Y nuevamente el quedo bohemio le permitió a Platense aumentar. En solo 5’, un corner desde la derecha fue bien bajado de cabeza por Capasso para que Rossi, en el área chica, fusilara a Ferrero.

Parecía que toda esperanza terminaba para Atlanta, pero en 8’ en un tiro libre Talpone tocó para Mazzanti quien sacó un buen remate que rebotó en el travesaño, salió, pegó en la espalda de De Olivera y se metió en la valla.

Orfila puso entonces en cancha a Ochoa Giménez y Oyola por los flojos Trinidad y Pedrozo, y el juego cambió. Platense cedió el balón y se paró de contragolpe, y Atlanta tuvo alguna mejoría. En 12’ una volea de López se fue desviada. Atlanta se fue reorientando tácticamente: Previtali se retrasó un poco, Talpone se fue más al medio y Flores pasó a jugar casi de volante.

La mejora de Previtali y Talpone movilizó un poco a Atlanta, y el partido se hizo más de ida y vuelta. Ruiz decidió poner un volante por el hábil Curuchet para cerrar un 4-4-2. El resultado era incierto. Atlanta tenía la pelota pero llegaba poco. Platense la tenía menos, pero los quedos defensivos bohemios daban lugar a temores.

En 31’ Atlanta tuvo el empate con un taco de Talpone habilitando a Mazzanti; el 7 se metió y quiso tocar a la derecha del arquero que le adivinó la intención. Ya jugado, sobre el final Orfila sacó a Caro Torres para poner a Marinucci y jugar presionando arriba. En 41’ la tuvo Mazzanti (jugando por izquierda) con un derechazo potente que De Olivera salvó. En los 6 de descuento, Atlanta no pudo acercarse mayormente, siempre Capasso respondió en defensa, y así Platense se llevó la victoria.

Atlanta ha sufrido un bajón futbolístico que lo deja sin victorias en las últimas cinco fechas del año. Pero aún así mantiene la punta, y eso es más de lo que el más optimista de los bohemios podía soñar al comenzar el torneo.

SÍNTESIS

 

Platense (2): De Olivera; Morgantini, Capasso, Suso e Infante (ST Marcial); Bochi, Lamberti y Bazán; Susvielles (ST 37’ Luján); Curuchet (ST 27’ Baldassarra) y Javier Rossi. DT: Fernando Ruiz. No ingresaron: Desábato, Recalde, Tissera y Alfredo Ramírez.

 

Atlanta (1): Ferrero; Flores, Alan Pérez, Caro Torres (ST 39’ Marinucci) y Axel Ochoa; Talpone, Previtali y Trinidad (ST 10’ Ochoa Giménez); Mazzanti, Luis López y Pedrozo (ST 10’ Oyola). DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Viain, Coronel, Ramiro Fernández y De Ciancio.

 

Goles: PT 33’ Susvielles (P). ST 5’ Rossi (P), 8’ De Olivera (P) en contra.

Amonestados: Infante, Capasso, Baldassarra y Bazán (P); Flores, Axel Ochoa y Mazzanti (A).

Arbitro: Hernán Mastrángelo.

Cancha: Platense.

Fotos: Diego Sirio.