Luego de 44 años, Atlanta será parte del Comité Ejecutivo de AFA

El Presidente de Atlanta, Gabriel Greco, fue elegido como miembro del Comité Ejecutivo de AFA en el puesto de vocal suplente, cargo que se efectivizará en octubre de este año. El último dirigente del club con un puesto de este estilo en la entidad madre había sido José Davilman en 1976.

El pasado martes 19 de mayo Claudio Tapia inició su segundo mandato al frente de la Asociación del Fútbol Argentino. El Club Atlanta, encabezado por su presidente Gabriel Greco, hizo llegar las respectivas felicitaciones al referente principal de la entidad madre, celebrando el camino recorrido en los últimos tres años y el trabajo realizado, en el que nunca se dejó de lado la esencia de los clubes y su función verdadera, solidarios y con un enorme compromiso social, fortaleciendo en cada acción la idea de una asociación responsable con todas sus categorías, buscando el bien común para cada uno de sus integrantes.

Por otra parte, en el marco de la Asamblea Extraordinaria, Gabriel Greco fue elegido como miembro del Comité Ejecutivo en el puesto de vocal suplente, cargo que se efectivizará a partir de octubre de este año. Cabe remarcar que la última vez que el club contó con un dirigente en el Comité Ejecutivo de la AFA fue en 1976, de la mano del querido José Davilman, quien renunció después del golpe de Estado de ese año. Según da cuenta Edgardo Imas, historiador del club y referente del Departamento de Historia institucional, Davilman tuvo una destacada actuación en la vida institucional de Atlanta como secretario de León Kolbowski entre 1958 y 1961.

En las últimas décadas Atlanta solo mantuvo una posición relevante en la Secretaría de Asuntos Legales de AFA en la primera parte de los años 80 con Antonio Carbone, vicepresidente bohemio en aquellas épocas. A partir de allí, la polémica final con Racing Club en 1985, el escándalo de 1990 ante Cipoletti y la quiebra judicial marcaron un distanciamiento de vínculos positivos entre nuestra institución y la casa madre, alejando al club en la toma de decisiones conjuntas y colectivas en torno a nuestro fútbol.

Durante el período 2006 y 2012 Atlanta estuvo bien representado ante la casa madre gracias al destacado esfuerzo del dirigente Marcelo Paz, proceso que lamentablemente quedó interrumpido tras su renuncia junto a otro grupo de dirigentes, resultado de diferencias con la cabeza dirigencial, que denotaba una marcada tendencia a llevar adelante políticas institucionales desde las discrepancias, el personalismo y no desde los puntos de encuentro.

Estas experiencias pasadas dan cuenta de que el camino a seguir es el de la consolidación de vínculos interinstitucionales, respondiendo a la función de los clubes como asociaciones civiles, y sostenidas dentro de las políticas institucionales dictadas por la asociación madre, a la que Atlanta pertenece orgullosamente, siendo uno de los clubes que mucho le ha aportado y que, esperamos, siga escribiendo en el libro de oro de la historia del fútbol argentino.