Atlanta rescató un valioso empate sobre el final ante Belgrano

Hay empates que se festejan casi tanto como los triunfos. La figura aplica para el 2-2 que Atlanta se llevó de Córdoba ante un Belgrano que demostró las razones por las que es uno de los firmes candidatos al ascenso, y ante el que el Bohemio, a pesar de ser por momentos superado, nunca se rindió. El premio a esa actitud inquebrantable llegó cuando varios ya habían perdido la esperanza, con un grito del Ruso Cristian García que puso sobre la cancha todas sus credenciales de 9 con experiencia de Primera para sacar adelante una historia muy complicada.

Walter Erviti decidió para este choque dos variantes con respecto al equipo que había comenzado ante San Martín de Tucumán. Martín López ingresó por el suspendido Ramiro Fernández y salió Dramisino para dar lugar al paraguayo Pablo Martínez. El esquema de arranque fue el mismo del segundo tiempo contra los tucumanos: un 4-2-3-1 con Pedrozo ubicado unos metros detrás de Nacho Colombini. Aunque después las piezas se iban a acomodar de otra manera.
De entrada quedó claro que tenía buenos argumentos la presunción de que Belgrano era el rival más duro de estas primeras cinco fechas del torneo: iban apenas 25 segundos cuando Zapelli encontró espacios a espaldas del mediocampo de Atlanta y sacó un remate violento que Rago manoteó y pegó en el palo derecho del arco.
Atlanta padeció ese comienzo furioso del local, que presionaba muy bien arriba, con la intensidad y el rigor táctico que es marca registrada de los equipos de Alejandro Orfila. A los 5 minutos, volvió a sufrir: Rago derribó fuera del área a Ruiz Gómez, que había encontrado otro hueco grande en la defensa y se iba derecho al gol. Por fortuna para los intereses del Bohemio, Rey Hilfer consideró que la falta solo ameritaba una tarjeta amarilla.
Otra mala noticia en ese comienzo fue la lesión de Martínez, que a los 12 minutos fue reemplazado por Casazza. El ingreso del juvenil proveniente de Lanús -que tuvo una actuación por debajo de su buen nivel de partidos anteriores- le dio algo más de marca a un mediocampo que muchas veces terminaba formando un bloque de cuatro hombres por el retroceso de Solari.
A Atlanta el partido le resultaba incómodo. El equipo estaba impreciso y molesto con el viento en contra. Cuando salía con pases cortos, sufría la presión ordenada del rival. Y si intentaba un pelotazo, el viaje errático de la pelota solía desembocar en los defensores de Belgrano. Pero a partir de los 25 minutos el trámite cambió ligeramente y Atlanta empezó a encontrarse con la pelota, más allá de que no encontraba la manera de lastimar. Hasta que llegó su momento.
Iban 36 cuando salió un contraataque que los de Erviti manejaron con mucha precisión. Otra vez Flores –como contra San Martín- fue clave con su empuje desde el fondo: metió el pase profundo para Solari, que sacó un centro llovido espectacular para que Colombini, con toda su jerarquía de cañonero, pusiera de volea el primer gol del partido.
Era una buena chance para que el equipo se acomodara y comenzara a interpretar un libreto que funcionó muy bien en partidos anteriores: esperar atrás con un trabajo defensivo ordenado para secar los argumentos de los rivales. Pero esta vez duró poco la alegría: apenas tres minutos después, en una buena combinación del ataque de Belgrano, Bolívar no pudo cerrar la entrada de Ruiz Gómez, la cobertura defensiva no llegó a tiempo y el volante rival sacó un remate cruzado que se transformó en el empate.
A punto estuvo Belgrano de ponerse arriba a los 45, cuando el viento descolocó en un centro llovido a Rago, que manoteó la pelota pero la dejó dentro de la cancha. Vegetti cabeceó, pegó en el travesaño, y después Martín García salvó milagrosamente sobre la misma línea del arco dos veces con la cabeza.
Como había pasado en el comienzo del partido, otra vez el local impuso condiciones desde el comienzo del complemento y obligó a esforzarse al arquero bohemio con un remate desde afuera. Y a los 9 Belgrano llevó ese desequilibrio al marcador: el uruguayo Balboa quedó mano a mano con Rago, lo eludió y sacó un tiro casi sin ángulo que se metió ante un cierre errático de García.
Ya con el local en ventaja, Atlanta luchó para tratar de emparejar las cosas, pero chocó contra la oposición de un rival que está entre los mejores equipos del campeonato y que tuvo chances para aumentar la distancia, como una clarísima de Sánchez a los 20.
Erviti metió entonces mano desde el banco: a los 23 minutos hizo ingresar a Riquelme, que se ubicó como enganche y aportó algo más de precisión en los pases mientras salía un Ramírez que no llegó a gravitar; y también puso una ficha que resultaría ganadora con el Ruso Cristian García por Solari. La apuesta iba a dos puntas bien definidos, en un partido en el que costaba la elaboración.
El Ruso avisó a los 33 con un cabezazo tras un centro de Colombini que fue la primera llegada de Atlanta en el complemento. Volvió a tenerlo Belgrano para liquidar a los 41, cuando Vegetti habilitó con un taco a Asprea, que no pudo definir. Y Atlanta, que entre otros tuvo el mérito de no rendirse nunca, supo aprovechar que lo habían dejado con vida.
Cuando el partido se moría, otra vez apareció el empuje de Flores desde el fondo. El centro del lateral fue preciso y envenenado y García definió con clase, contra un palo, para decretar un empate que vale mucho. Así y todo, casi lo gana Belgrano en la última del partido, a los 49, con un doble cabezazo que Novaretti mandó por arriba.
El final fue un alivio: Atlanta había mantenido el invicto en una cancha difícil y en la que la pasó muy mal. La historia será larga en este campeonato, pero por ahora sigue con sonrisas.

SÍNTESIS

Belgrano (2): Losada; Rodrigo González, Novaretti, Ezequiel González y Dante Álvarez; Emiliano Romero; Ruiz Gómez, Zapelli (ST 19m. Asprea) y Barbero (ST 35m. Longo); Balboa (ST 15m. Ulises Sánchez) y Vegetti. DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Sappa, Morales, Barinaga, Tomasetti, Lima y Colazo.

Atlanta (2): Rago; Flores, Alan Pérez, Martín García, Martín López (ST 14m. Luque); Bolívar, Gabriel Ramírez (ST 23m. Cristian García); Solari (ST 23m. Riquelme), Pedrozo (ST 14m. Taborda), Pablo Martínez (PT 12m. Casazza); y Colombini. DT: Walter Erviti. No ingresaron: Tello, Perales, Dramisino y Ochoa Giménez.

Goles: PT 36m. Colombini (A), 39m. Ruiz Gómez (B); ST 9m. Balboa (B), 47m. Cristian García (A).

Amonestados: Barbero (B), Rago, Casazza y Flores.

Árbitro: Leandro Rey Hilfer.

Cancha: Belgrano.

GALERIA DE FOTOS

VIDEOS