No hay productos en el carrito.

TIENDA BOHEMIA
ASOCIATE

A 30 años de la quiebra: prohibido olvidar

25 septiembre, 2021

El 25 de septiembre de 1991 el juzgado del Dr. Bargalló dictó la quiebra judicial del club y se procedía a la clausura de todas las instalaciones de la institución, incluyendo el estadio. El club venía sosteniendo una profunda crisis económica e institucional, por lo que los dirigentes habían decidido solicitar el concurso preventivo de acreedores ante la catarata de pedidos de quiebra y telegramas que llegaban a diario a Humboldt 540. La velocidad galopante de la crisis económica fue diezmando a la CD con renuncias, hasta que quedaron como presidente y vice Leonardo Baczynski y Carlos Zilber, vocales de la CD de Chiarelli. Los diarios de la época anunciaban el remate al mejor postor los futbolistas del plantel profesional y así, el 22 de septiembre de 1991 el juez Miguel Federico Bargalló decretó la quiebra de nuestra institución y designó como administradores de Atlanta al síndico del concurso, Cipriano Rodríguez, y a Enrique Ragatuso, coadministrador judicial. El día 25 se fajaron todos los accesos a las instalaciones del club (sede social y estadio) y por disposición judicial quedaron suspendidas todas las actividades. El último partido Atlanta lo había jugado el 21 de ese mes, con la dirección técnica del exjugador bohemio Eduardo Lendoiro, empatando sin goles en su visita a Deportivo Armenio, que fue local en Defensores de Belgrano.

El caso inédito en el país y un impacto total en los asociados y vecinos del barrio, no impidió que un nutrido grupo de socios afronten el duro golpe, y comiencen a llevar adelante las primeras reuniones convocadas para resolver que acciones tomar y no dejar morir al club. Gracias a las incansables gestiones de la Comisión de Apoyo conformada, el juez Bargalló autorizó el 22 de noviembre la vuelta únicamente del fútbol profesional. Atlanta regresó el 27 de noviembre de 1991: perdió 1-0 ante Sarmiento de Junín, actuando como local en All Boys. Más tarde, el juzgado habilitó la vuelta al estadio León Kolbowski: el 14 de diciembre, el Bohemio regresó a Humboldt, cayendo 2-1 ante San Miguel.

La vuelta contó con el apoyo de la gran mayoría de los clubes de AFA que participaban en la categoría. Debió ponerse al día con el programa de partidos jugando martes, jueves y sábado. El experimentado defensor Fernando Zappia pasó a ser el DT del juvenil equipo, donde también estaba el ídolo Alfredo Torres, en su última etapa como jugador profesional. Con muchos obstáculos para entrenar y ni hablar de cobrar, Atlanta terminó último pero pudo mantener la categoría. El compromiso con el club de aquellos jugadores profesionales y juveniles que actuaron en esa temporada fue también fundamental para poder sortear esa crisis institucional cuasiterminal.

El camino para levantar la quiebra fue vender la sede social. De este modo hubo una cesión de créditos de los numerosos acreedores de la quiebra a favor de Consucont S.A., compradora del predio, al que transformó durante 15 años en un baldío. Con el tiempo se logró habilitar la vuelta del fútbol de inferiores e infantiles y la histórica escuelita de Cacho en el gimnasio bajo platea. Comenzó en 1993 una fuerte campaña de conscripción de socios. Los resultados en fútbol profesional comenzaron a acompañar y se consolidó una base de jugadores formados en inferiores, de alguna manera “hijos de la quiebra”, que junto al ídolo Fabián Castro, lograrían en junio de 1995 el ascenso al Nacional B.

El 13 de septiembre de 1994 la Justicia restituyó la conducción del club a las autoridades que estaban antes de la clausura, Baczynski-Zilber, quienes convocaron a una rápida normalización y en noviembre asumió una lista única encabezada por Julio Jablkowski, actual dirigente de Atlanta.

Culminaba así un proceso de decadencia institucional, ante el peligro real e inminente de la desaparición, con socios e hinchas sumidos algunos en crisis existenciales y depresiones, y otros en una mezcla de indiferencia y rencor.

El papel de la Comisión de Apoyo al Club Atlético Atlanta fue clave. Ezequiel Kristal, un comerciante de indumentaria de cuero, fue el verdadero motor de ella junto a un grupo de bohemios de hierro, que aportaron horas de sueño para realizar todo tipo de gestiones: desde cocinar para los jugadores y cortar el césped del campo de juego hasta entrevistas con el juez y el síndico, además de aportar dinero para poder mantener viva la llama bohemia ante el difícil trance.

Años más tarde, llegó una segunda gesta de socios organizados y con la única meta de recuperar la sede social. Un sueño imposible que terminó siendo realidad. Hoy miles de socias y socios, cientos de familias, son parte de las 27 actividades deportivas del predio, en el que se han sumado nuevas instalaciones y un crecimiento en proceso que a diferencia de hace tres décadas, transformó en sinónimos las palabras Atlanta y a Villa Crespo.

Foto: Daniela Gerisoli. Edición Alejandro Dominguez
Texto: Depto Historia

Galería de fotos

Recibí las ultimas noticias en tu correo

TIENDA BOHEMIA

Recibí las ultimas noticias en tu correo

TIENDA BOHEMIA

Predio Antonio Carbone

Avenida San Martín 7281, Villa Madero.

Complejo Open Dorrego

Avenida Dorrego 457. CABA.

Sede Social Ezequiel Kristal

Humboldt 540. CABA.

Estadio León Kolbowski

Humboldt 374, CABA.
#ParaAdelanteAtlanta
envelopestorecross