No hay productos en el carrito.

TIENDA BOHEMIA
ASOCIATE

117º aniversario: el origen de nuestro amor

12 octubre, 2021

En 1901, un equipo formado por marineros del navío de guerra estadounidense “Atlanta” disputó tres partidos de béisbol en el puerto de Buenos Aires frente a otro de la colectividad norteamericana. Fue uno de los primeros encuentros de un deporte por entonces casi desconocido en estas latitudes. El buque regresó a Buenos Aires en 1904, precisamente en la fecha en que nació el Club Atlanta, cuyos fundadores eligieron el nombre inspirados en el crucero.

El navío de guerra de la Armada estadounidense “Atlanta”, que inspiró a un grupo de jóvenes del barrio de Monserrat para bautizar un club de fútbol que habían fundado el 12 de octubre de 1904, ya había estado en aguas del río de la Plata tres años antes de esa fecha. En 1904, el buque, tras pasar por Montevideo, durante semanas estuvo amarrado en el puerto de Buenos Aires junto con otras embarcaciones de la United States Navy, que llegaron para participar de los actos de asunción del nuevo presidente argentino, Manuel Quintana.

En efecto,  a fines de 1901 el barco navegó por estos lares y sus tripulantes jugaron partidos de béisbol con ciudadanos norteamericanos residentes en Buenos Aires. Esos encuentros deportivos tuvieron cobertura de los diarios de la época, quienes los presentaron como una gran oportunidad para presenciar “el deporte nacional de los Estados Unidos”, aunque también como un “juego muy poco conocido” en nuestro medio y “difícil de explicar”. Esto en un medio donde por entonces prácticamente sólo se desarrollaban disciplinas importadas por los británicos, como el cricket, fútbol y tenis, con la excepción de la pelota vasca.

El domingo 15 de diciembre, los diarios porteños editados en inglés, Buenos Aires Herald y The Standard, dieron una cobertura bastante amplia del encuentro, que concluyó 25 corridas a 8 a favor de los hombres de mar del “Atlanta”. Veamos qué decía el Herald, con el título “Partido entre los ‘Atlanta’ boys y un nueve local”.

“Una interesante reunión de norteamericanos tuvo la oportunidad ayer por la tarde de ser testigos de un partido de su deporte nacional, el béisbol. El encuentro tuvo lugar del otro lado del Dock 2 y lo protagonizaron un nueve del crucero Atlanta y un equipo de ‘suplentes’ formado por norteamericanos locales.

”El resultado era previsible, pero que no privó a los presentes, tanto jugadores como espectadores, de disfrutar de mucho deporte. En los últimos meses, los ‘Atlanta’ boys han venido jugando quince partidos y en todos salieron victoriosos.”

El Herald continúa la crónica refiriéndose a que las reglas de 1901 son confusas y que hubo decisiones que resultaron cómicas, en abierta alusión al umpire (juez), el intendente general Smith. Se destaca que entre la concurrencia había damas para quienes se había colocado un toldo bajo el cual había sillas para que se sentaran. Ellas fueron agasajadas por el cónsul Mayer y el capitán Pendleton, el comandante del “Atlanta”. El refresco fue provisto por Mr. Deck, aparte de los 20 litros de su producto aportados por la empresa Bieckert.

El juego duró 2 horas y 35 minutos y los nueve beisbolistas que representaron al crucero estadounidense fueron Aldeman, Weich, Leach, Macker, Layman, Mannel, Robbins, Bresnahan y Spenglor.  La crónica también narra que en el séptimo inning —así se llama cada uno de los nueve segmentos de un partido de béisbol, en los que se alterna cada equipo bateando y defendiendo— el árbitro tenía mucha sed, por lo que un amigo le alcanzó un trago. Los jugadores norteamericanos locales se distrajeron con esa situación, lo cual fue aprovechado por Alderman, del “Atlanta”, para robar bases.

Una semana después se volvieron a enfrentar y ganaron los del “Atlanta” por 23 corridas a 4. Y un tercer partido se disputó el 28 de diciembre.

La historia del USS “Atlanta”

La creciente injerencia de los Estados Unidos en la región, especialmente en Sudamérica, está reflejada en varias misiones y destinos de este buque de guerra. El Dictionary of American Naval Fighting Ships (Diccionario de buques de guerra americanos) aporta muy buena información sobre el crucero “Atlanta”:

“El segundo Atlanta —un crucero que fue uno de los primeros navíos de guerra de acero de la ‘Nueva Armada’ de los años 1880— se empezó a construir el 8 de noviembre de 1883 en Chester (Palo Alto), por John Roach e Hijos; fue botado el 9 de octubre de 1884 y patrocinado por Jessie Lincoln, hija del secretario de Guerra, Robert Todd Lincoln y nieta del presidente Abraham Lincoln. El 19 de julio de 1886 entró en servicio activo en el cuartel naval de Nueva York, al mando del capitán Francis C. Bunce.

’’En julio de 1887 se unió ‘Atlanta’ al Escuadrón del Atlántico Norte. Durante dos años recorre la costa del Atlántico, el golfo de México y las Indias Occidentales del Caribe. Luego se dirige a Europa y, de regreso, visita Brasil.”

Más adelante, el diccionario naval estadounidense afirma que en marzo de 1895 el buque llega a Boca del Toro (Colombia) para “proteger la vida y la propiedad de los norteamericanos amenazadas por una revolución liderada por el Partido Liberal y por la acción de filibusteros” (sic).

En octubre de 1900 vuelve a ser enviado, ya con el comandante Pendleton, a Brasil y al Atlántico sur y ahí es cuando llega en 1901 a Buenos Aires y se disputan los partidos de béisbol entre la tripulación y la colectividad norteamericana residente en la capital argentina.

En 1902 el buque pasa a integrar el Escuadrón del Caribe e interviene “protegiendo los intereses norteamericanos” en Santo Domingo y en Porto Bello (Panamá).

Un nuevo viaje al mar Mediterráneo y un regreso al continente en el que toca Buenos Aires en 1904 preceden los últimos años de vida útil de la nave. Éstos transcurrieron en aguas norteamericanas hasta que en junio de 1912 fue vendida como chatarra.

En total fueron cinco las naves de guerra estadounidenses que se llamaron “Atlanta”. La que habría inspirado a Bolinches, Enrich, Sanz, Poggio y otros, como ya hemos dicho, fue la segunda. La más conocida fue la tercera, pues participó durante la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico en la batalla de Guadalcanal, en 1942.

*Nota publicada en el año 2012 en el medio partidario Sentimiento Bohemio, por Edgardo Imas. 

Galería de imagenes

 

Recibí las ultimas noticias en tu correo

TIENDA BOHEMIA

Recibí las ultimas noticias en tu correo

TIENDA BOHEMIA

Predio Antonio Carbone

Avenida San Martín 7281, Villa Madero.

Complejo Open Dorrego

Avenida Dorrego 457. CABA.

Sede Social Ezequiel Kristal

Humboldt 540. CABA.

Estadio León Kolbowski

Humboldt 374, CABA.
#ParaAdelanteAtlanta
envelopestorecross