Atlanta tuvo su mejor partido del torneo y venció claramente a Español

Habían quedado algunas asignaturas pendientes de los dos primeros partidos de Atlanta en el campeonato. Propias de un equipo en formación, claro, aunque daba la impresión de que uno de los mayores déficit se encontraba en la falta de peso para llegar al área rival. Ante Español en el Bajo Flores, el equipo mantuvo su propuesta de buen trato de la pelota y esta vez lo complementó con poder de definición, más allá de la ayuda que encontró -pero que también se supo ganar- en la última línea del equipo local. Así, se impuso 2-0 y consiguió la primera victoria del campeonato.

Francisco Berscé dispuso para este partido el ingreso de Diego Nakache por Adrián Martínez, que se había mostrado impreciso en sus dos partidos en el equipo. El juvenil ocupó el puesto de delantero por izquierda -aunque durante el primer tiempo cambiaría de punta- y Fabricio Pedrozo se ubicó como punta definido por el centro.

Después de un comienzo en el que Español amagó con hacerse fuerte aunque sin demasiados argumentos, Atlanta empezó a imponer su mayor fluidez en el manejo de la pelota y pasó a dominar el partido. Pero no sólo consiguió afianzarse en la posesión, sino que ejerció una presión metódica y muy inteligente cuando la tenía Español. Y así llegó el primer gol del partido.

Iban 20 minutos cuando un pelotazo largo quedó muerto en la puerta del área de Español. Y Ochoa Giménez, como todo el partido, fue a buscar con decisión a forzar el error del rival. La insistencia tuvo premio, porque el rechazo de Castagno le rebotó y salió violentamente hacia el arco, impidiendo la reacción de Calviño. Era el primer gol del partido para Atlanta y a la vez el primer grito del juvenil en partidos oficiales.

El equipo de Berscé encontró en el tanto el punto de apoyo necesario para jugar a lo que más le gusta: control de pelota con mucha movilidad, y presión alta y ordenada para recuperar bien cerca del área rival. Si bien no tuvo más oportunidades claras para aumentar hasta el final de la etapa, estableció una superioridad definida desde lo técnico y no pasó sustos en defensa.

Recién en el arranque del complemento, el local consiguió inquietar a Lugo y fue con una chance clarísima. La defensa tuvo una distracción inédita en un centro llovido al segundo palo y apareció solo Klusener, que cabeceó por arriba del travesaño.

Después de ese sofocón, Atlanta se plantó con firmeza y empezó a manejar el partido con comodidad. La pelota circulaba como si los jugadores se conocieran de toda la vida, y arriba lastimaba mucho la inteligencia y habilidad de Miranda -que a los 3 minutos desvió apenas su remate, en una chance clara tras un nuevo error de Español a la salida de su área. Monserrat acompañaba con clase, Ochoa Giménez, Previtali y Nakache corrían mucho y no desentonaban, mientras Pedrozo aportaba su sacrificio en ataque para entorpecer a la última línea de Español.

Merecía aumentar el Bohemio, y casi lo consigue a los 19 cuando un tiro libre muy bien ejecutado por Pedrozo se estrelló en el travesaño. Y a los 23 no perdonó: otra vez la presión en la salida dio frutos, el arquero Calviño quiso despejar y la pelota cayó en los pies de Miranda, que se sacó dos hombres de encima y clavó su definición cruzada abajo, contra el palo derecho del arquero.

Con más ventaja, Atlanta ganó todavía más en tranquilidad y tuvo la posibilidad de aumentar. Aunque en los últimos diez minutos Español, con más empuje que ideas, estuvo cerca de descontar y se encontró entonces con las seguras respuestas de Lugo.

Fue finalmente 2-0, con margen y ante un rival que venía de buenas actuaciones pero al que Atlanta supo reducir a una mínima expresión. Llegó así la primera victoria del campeonato, con una actuación como para ilusionar y la tranquilidad de saber que el plantel tiene los argumentos necesarios para dar pelea.

SÍNTESIS

Español (0): Calviño; Montenegro, Castagno, Bouvier, Toledo; Pabón, Mayorga, Romero y Escuredo (ST 12’ Sombra); Haberkon y Klusener. DT: Eduardo Pizzo. No ingresaron: Gómez, Vázquez, Gatti y Avilés.

Atlanta (2): Lugo; Bettini, Bianchi Arce, Tecilla, Ochoa; Previtali; Monserrat y Ochoa Giménez (ST 40’ Oyola); Miranda (ST 36’ Vega); Nakache (ST 16’ Barría) y Pedrozo. DT: Francisco Berscé. No ingresaron: Brambatti, Castro, Guillermo Sánchez y Adrián Martínez.

Goles: PT 21’Ochoa Giménez (A). ST 24’ Miranda (A).

Amonestados: Robledo, Haberkon y Klusener (DE).

Árbitro: Leandro Rey Hilfer.

Cancha: Deportivo Español

Foto: Manicomio Bohemio.