Atlanta empezó con luces y terminó en penumbras

Fénix derrotó a Atlanta por 3 a 1 en lo que constituyó la tercera derrota consecutiva de un Atlanta que no logra recuperarse. El bohemio empezó dominando y ganando, pero poco a poco entró en una confusión que se incrementó con la lesión de Bianchi Arce. La lesión posterior de Vega ya dejó al equipo en serio riesgo defensivo, bien aprovechado por un Luciano Romero muy inspirado. Así, Fénix dio vuelta la historia en Los Polvorines, y Atlanta pasa de estar a un paso de la punta a quedar en incierta situación, y por ahora afuera de la próxima Copa Argentina.

Por Carlos Stortz

 

El Pepi Berscé tomó nota de la floja actuación frente a Acassuso. Y decidió realizar cambios tácticos y de nombres. Por un lado el regreso de Axel Ochoa por Guillermo Sánchez, por otro la inclusión de Previtali y Chaves por Ochoa Giménez y Pedrozo, para armar una especie de 4-2-3-1, con Martínez de único delantero, Chaves por derecha, Miranda por izquierda, y un triángulo de los 3 cincos en el que Monserrat quedaba más adelantado. Fénix antepuso un 4-4-2 clásico. Atlanta empezó con todo de entrada. En solo 15 segundos ya habían amonestado al zaguero local, y Atlanta se adueñaba de la pelota y el juego. No fue sorpresa que en solo 5’ Chaves ejecutó un córner desde la izquierda, y Gaspar Vega se elevó limpio para poner el cabezazo en el otro palo y abrir el marcador. Pese al gol, Atlanta siguió monopolizando la pelota, pero los locales empezaron a intentar acercarse con la larga distancia de Romero. En 18’ Atlanta volvió a llegar de pelota parada, y Bettini desde la izquierda le pegó un sobrepique que contuvo Rodríguez. En 27’ se filtró Martínez muy bien en el área, pero su derechazo fue débil, y así fue contenido por Rodríguez. Atlanta ganaba y lo merecía. Pero Bianchi Arce sufrió una lesión que lo hizo salir, y el DT hizo ingresar a Leonel Alvarez. Vega pasó a la zaga, y a partir de allí, Atlanta empezó a perder todas en el medio. Cuando nada lo hacía esperar, una pelota abierta por Romero para el ingreso de Humberto Vega por derecha terminó con el remate del 4 que dejó demasiado parado a un Lugo que vio como llegaba el empate. Y Fénix se vino con todo, sin que nadie lo pare. En 35’ un providencial cruce de Tecilla salvó la carga franca de Molina Fariña. Atlanta solo pudo salir en una contra en 39’ bien encabezada por Miranda con el pase cruzado a Chaves, pero el zurdazo del 7 fue a las manos del arquero. Y también llegó en una nueva pelota parada en la que Previtali cabeceó defectuosamente y desviado. Se cerraba así una primera etapa de predominios cambiantes. Del claro dominio de Atlanta al principio, al claro de Fénix al final. Y la preocupación de un medio juego bohemio que hacía agua.

Pero todo puede ser peor…y en el intervalo Gaspar Vega debió salir (aparentemente por lesión), con lo que ingresó Guillermo Sánchez. De ese modo, Previtali bajó a la zaga, y Axel Ochoa pasó a desempeñarse por izquierda, casi casi de delantero. En solo un minuto de la etapa hubo 3 situaciones claras de gol. Chaves se lo perdió en 18 segundos, el centro de Colitto en 41 segundos fue tapado por Lugo, y enseguida un cabezazo de un hombre de Fénix terminó apenas desviado. Atlanta no podía hacerse de la pelota. Monserrat y Alvarez se mostraban flojos, Miranda era intermitente, Martínez no recibía. Lo de Chaves era interesante, pero no muy continuo. En 11 minutos un cabezazo de Chaves pasó cerca, y en 15 un sobrepique de Miranda también. En el medio, Bottari metió un codazo en mitad de cancha que debió ser expulsión, pero fue solo amarilla. Pero en 16’ todo terminó para Atlanta. Centro desde la izquierda, Lugo que se queda parado y Romero llega desde la derecha para pegarle arriba y poner el 2 a 1. Atlanta no lograba reponerse. Berscé se jugó con el ingreso de Pedrozo por Bettini, para armar una línea de 3 con Previtali-Tecilla-Sánchez y jugársela más arriba, pero eso mismo le significó mayor endeblez defensiva. Miranda se filtró en 25’ por izquierda, y quiso ganar el primer palo pero Rodríguez adivinó. Atlanta no estaba en su mejor momento pero estaba a un gol del empate. Y todo terminó de derrumbarse en 32’ cuando una nueva carga desde la izquierda terminó con Diego Ledesma empujando la pelota para el 3 a 1, y el propio autor del gol mostrando públicamente sus broncas con dirigentes y cuerpo técnico bohemio. Y enseguida Axel Ochoa que fue fuerte sobre un rival y vio la roja directa, totalmente justa. No quedó mucho más. Una apilada de Romero en 40’ salvada por Lugo solo sirvió para evitar una goleada. El final, la bronca de los hombres de Atlanta por circunstancias del partido, y la bronca de los hinchas porque este Atlanta no es el que vimos hace unas fechas. Aunque sin duda, puede volver a serlo.

SÍNTESIS

Fénix (3): N.Rodríguez; H.Vega (ST 30’ Iñiguez), Huichiloff, Pedrosa y Ramírez Agudelo; Molina Fariña (ST 18’ Acuña), Bottari, L. Romero y Colitto; D. Ledesma (ST 36’ E. Sánchez) y Schinnea.  DT: Fabián Lisa. No ingresaron: Molini, Cabrera, Polenta y Brandán.

 

Atlanta (1): Lugo; Bettini (ST 24’ Pedrozo), Bianchi Arce (PT 30’ L. Alvarez), Tecilla y A. Ochoa; G.Vega (ST G. Sánchez) y Previtali; Chaves, Monserrat y B.Miranda; A.Martínez. DT: Francisco Berscé. No ingresaron: Brambatti, Ochoa Giménez, Oyola y Milton Giménez

 

Goles: PT 5’ Gaspar Vega (Atl, de cabeza), 32’ Humberto Vega (F). ST 16’ L.Romero (F), 32’ Ledesma (F).

Expulsados: ST 33’ A.Ochoa (Atl), 45’ Huichiloff (Fen).

Amonestados: Huichiloff, Colitto, Bottari, H.Vega, Ledesma e Iñiguez (Fénix). Previtali, Monserrat y L.Alvarez (Atlanta)

Juez: Yael Falcón.

Cancha: San Miguel (local Fénix).

Foto: Juan Ignacio Calcagno.