Agónico triunfo de Atlanta que lo pone cerca del objetivo

Con un gol de Pedrozo a los 39’ del segundo tiempo, Atlanta venció por 1 a 0 a Defensores Unidos de local y quedó a 8 puntos del quinto, Acassuso, cuando quedan doce puntos por jugar. Podría lograr el ascenso la semana que viene frente a J.J.Urquiza, si gana y Acassuso empata o pierde. El triunfo bohemio fue trabajoso. Tuvo unos primeros 20 minutos de dominio, pero luego la visita emparejó, y en la segunda etapa fue incluso más. Orfila terminó planteando el partido de contra, y en una jugada afortunada lo ganó. Gran festejo del numeroso público en Villa Crespo.

Por Carlos Stortz

Un cambio obligado debió realizar Alejandro Orfila: el reingreso de Nicolas Cherro por el suspendido Nahuel Tecilla. A eso le sumó el ingreso de Pedrozo por Colombini, con lo que el equipo quedó parado con su clásico 4-3-3. El CADU contrapuso algo parecido a un 4-4-2, aunque por momentos López Samaniego también se adelantaba.

Atlanta empezó queriendo llevarse al celeste por delante. El buen juego de Enrique y Colitto por el medio, más la sorpresa que brindaba Mazzanti, el aguante de  Martínez y el ida y vuelta de Pedrozo eran claves para manejar ese dominio de pelota. Sin embargo, toda intención por arriba chocaba con la firmeza de las dos torres rubias (Laumann y Resler, de gran actuación) con que contaba el equipo de Zárate. Por eso los intentos eran en general por abajo.

En 4’ probó Enrique, de zurda, pero Figueroa desvió al corner. En 16’ por primera vez Atlanta ganó de cabeza: tras un corner de Enrique, Martínez logró cabecear pero la pelota se fue apenas alta. Y en 18’ una buena combinación iniciada por Colitto culminó con un disparo de Martínez por arriba. Poco a poco Atlanta se fue desluciendo. Mazzanti dejó de ganar por su costado, y Pedrozo debía bajar demasiado para marcar. Y el CADU fue armándose: las subidas de Ordano y sus combinaciones con Cáceres ponían a Bettini en inferioridad numérica. Pese a eso, el equipo visitante no llegó mucho hasta Rago. Cherro y Pérez estuvieron bastante firmes (Ochoa también tuvo un buen primer tiempo) y así casi no hubo llegadas. El juego se hizo enredado, en el medio, y fue así que el árbitro Di Bastiano debió sacar cuatro tarjetas amarillas. El 0 a 0 con que se cerró la etapa no sorprendió a nadie.

Se suponía que Atlanta iba a sacar alguna carta oculta para la segunda etapa. Pero no la hubo. El principio del segundo tiempo mostró la misma imprecisión que el primero. Colitto sufrió una rápida lesión que obligó a su salida. Ingresó Ochoa Giménez, quien también se lesionó muy rápido y debió ser reemplazado, esta vez por Colombini. Axel Ochoa subió como volante, para armar un 3-4-3 en el que Pedrozo era doble 5 con Previtali.

En 17’ un tiro libre encontró a Laumann para cabecear apenas desviado. Atlanta hacía agua en el medio, y Orfila lo observó. Es así que decidió el ingreso de Seijas por Mazzanti. Previtali se retrasó, Ochoa volvió de tres, y así Atlanta jugaba prácticamente con 5 abajo; en el medio, Enrique, Seijas y Pedrozo, y arriba Martínez y Colombini en un intento de jugar sin la pelota, de contragolpe.

En 27’ se dio la situación más clara de gol: cabezazo en soledad de Velázquez, hacia abajo como mandan los libros. Pero estaba Rago para tirarse al piso y salvar una situación muy complicada. Defensores Unidos tenía más la pelota, pero Atlanta empezó a salir un poco.

En 35’ probó Enrique con un disparo de afuera, bien controlado por Figueroa. En 36’ Colombini (fue muy importante su ingreso) escapó por izquierda y quiso habilitar a Martínez, pero un defensor logró alejar al corner. Finalmente en 39’ Colombini puso la habilitación perfecta para el ingreso de Pedrozo por derecha. El misionero quiso definir ante la salida de Figueroa, pero la pelota dio en las manos del arquero. Sin embargo, tras un rebote, Pedrozo volvió a tomar la pelota, se acercó a la valla sin arquero y definió ante el intento de cierre de los defensores.

Algarabía en Villa Crespo. El misionero se lo merecía por todo el sacrificio que había realizado en posición de volante. El gol lo deprimió al visitante, que quiso utilizar los minutos que le quedaban. En 48’ Velázquez probó cerrando un centro, pero Rago adivinó la intención y contuvo. Así llegó el final, la fiesta, y la ilusión de los hinchas por un nuevo ascenso que ahora está más cerca que antes. Y que de hecho podría coronarse en la próxima jornada, en Loma Hermosa.

SÍNTESIS

Atlanta (1): Rago; Bettini, Cherro, Alan Pérez y Ochoa; Enrique, Previtali y Colitto (ST 6’ Ochoa Giménez)(ST 12’ Colombini); Mazzanti (ST 22’ Seijas), Horacio Martínez y Pedrozo. DT: Alejandro Orfila. No ingresaron: Ferrero, Modesto, Miranda y Oyola.

Defensores Unidos (0): Figueroa; Monzón, Laumann, Resler y Ordano; López Samaniego (ST 23’ Escobar), Pentimelli, Priori (ST 41’ Alfenoni) y Echagüe; Velázquez y Cáceres. DT: Angel Darío Lema. No ingresaron: Correa, Kruchowsky, Basualdo, Olsen y Portillo.

Gol: ST 39’ Pedrozo (A).

Amonestados: Laumann y Ordano (DU); Ochoa, Pedrozo y Colombini (A).

Juez: Lucas Di Bastiano.

Cancha: Atlanta.

Fotos: Diego Sirio.